A estas alturas del mes de agosto, la publicidad suele empezar a recordarnos que la vuelta a la normalidad y a la rutina está cada vez más cerca, tanto en los hogares como en los colegios e institutos. Muchas familias se encuentran entonces ante la necesidad de comprar una interminable lista de libros de texto, cuadernos y material escolar para que sus hijos vayan a clase bien provistos. Una alternativa para financiar todos estos gastos, es solicitar créditos para la vuelta al colegio.

Por eso, muchos son los que ya hablan de la temida cuesta de septiembre, cuando se unen pagos derivados de la vuelta al colegio y de la vuelta al hogar después de las vacaciones. Además, después de un verano y unas vacaciones largas, siempre se suele gastar un poco más y casi siempre debemos hacernos cargo de ciertos pagos que no estaban previstos.

Ya que hay estudios que demuestran que más del 50 % de las familias españolas con hijos menores viven con preocupación la vuelta al colegio, una buena fórmula para no pasar apuros y llegar a fin de mes es la de los créditos para la vuelta al colegio.

vuelta al colegio

Dicha financiación puede realizarse de muchas formas: préstamos rápidos, tarjetas de crédito, minicréditos,  líneas de crédito de los propios hipermercados, créditos personales…

En cualquier caso, no existe una opción única o preferente para todos. Lo mejor es comparar todas las posibilidades y elegir aquella que mejor se ajuste a nuestros ingresos y formas de pago.

Su principal ventaja es que puedes negociarlos antes de marcharte de vacaciones. Si cuentas con un presupuesto realista, evitarás gastar más dinero que el límite del crédito. Incluso si dispones pronto de dicho dinero podrás ir haciendo las compras paulatinamente con antelación.

Si recurres a un crédito de vuelta al colegio, ajústalo a las menores cuotas posibles, aunque eso implique que sean elevadas. Así evitarás solicitar el crédito del curso siguiente cuando aún no hayas terminado de pagar el anterior.

Créditos para la vuelta al colegio como alternativa

No obstante, no debemos olvidar que existen cada vez más recursos para reducir el gasto. Los bancos gratuitos de libros, la compra y venta de material de segunda mano o la compra agrupada de material por las AMPAS son un claro ejemplo de ello.

Un consejo importante para evitar gastos extras es comparar siempre los precios antes de comprar. Es conveniente tratar de adquirir productos de «gama blanca» o sin marcas, de precio casi siempre inferior. Hacer una lista siempre es bueno para saber lo que necesitas y lo que no, bien porque ya lo tienes o porque no es más que un capricho.

En conclusión, hoy existen muchas alternativas para afrontar la vuelta al colegio de los más pequeños. Como siempre, tenemos que comparar y buscar los mejores precios. Existen recursos más baratos para poder hacernos más fácil la cuesta de septiembre. Se trata de tenerlo todo preparado y evitar sorpresas de última hora..

créditos para la vuelta al colegio