Muchas veces asociamos la llegada de las vacaciones especiales con la acumulación de gastos. Sin embargo, creemos que es posible enfrentarse al verano y, al mismo tiempo, dejar a salvo el bolsillo. Desde Creditosweb te vamos a dar algunos consejos para que ahorrar en verano no te resulte tan difícil.

Lo primero que tienes que tener en cuenta es que lo que diferencia al verano de las demás estaciones es que incluye, para la mayoría de las familias, una larga pausa vacacional. Sea por los niños o por el trabajo de los padres, el verano es sinónimo de vacaciones y eso significa tiempo de ocio. Y el ocio conforma la excusa perfecta para gastar dinero.

Lo primero que hay que hacer, en este sentido, es estudiar bien las fechas y planificar las actividades veraniegas y vacacionales. La previsión y la planificación con suficiente antelación ayudan a reducir considerablemente el gasto. Por su parte, la improvisación es amiga del derroche y del gasto innecesario. A continuación te damos algunas ideas más para ahorrar en época estival:

Contratar los viajes de vacaciones

No esperéis al último momento para comprar tus billetes de avión o tren o para reservar una habitación en un hotel. Esto solo os garantizará un aumento del gasto realmente impresionante en vuestras vacaciones.

Si queréis hacer un viaje, planificadlo con meses de antelación. El transporte será mucho más económico y encontrar alojamiento será mucho más sencillo. Esto es importante, porque un hotel bien situado significa ahorrar dinero en taxis o autobuses. También se puede economizar mucho viajando a destinos menos demandados, ya que los sitios de moda resultan más caros.

Comer y cenar en restaurantes cada día puede convertirse también en un gasto muy elevado en tus vacaciones, suele ser mucho más rentable acudir al supermercado. Como ejemplo, es mejor comprarse un refresco en un súper que pedirlo en la terraza de un bar. ¿Por qué no darle también una oportunidad a los bocadillos y aperitivos?

Ahorrar energía y agua

En verano los días son más luminosos y largos, ¡aprovéchalo! Deja que la luz invada tu casa y así gastarás menos electricidad.

El aire acondicionado se convierte en nuestro mejor aliado contra el calor pero también en un gran consumidor de electricidad. Diversos estudios sitúan el gasto extra entre 30 y 90 euros al mes, por eso es conveniente que lo uses con inteligencia. Cuando lo instales, asegúrate primero de haber comprado el aparato adecuado al tamaño de la estancia. En cuanto a la temperatura, te recomendamos que no te dejes llevar por las ganas de refrescarte, ya que cada grado de diferencia supone un 8 % más de consumo de energía. Lo recomendable es mantener el termostato entre los 24º y los 26º.

En verano el cuerpo nos pide agua fresca y duchas frecuentes. Por ello, puede ser buena instalar atomizadores en los grifos, que pueden reducir el gasto hasta un 50 %, sin que por ello disminuya la sensación de caudal.

Además, debes saber que el efecto refrescante en la ducha se consigue mejor y más eficazmente utilizando agua tibia en lugar de fría.

Consejos de alimentación

Algunas de las frutas y verduras más sabrosas se consumen en verano. Compra alimentos de temporada, que están más ricos y también son más económicos. Aprende a hacer helados y sorbetes con frutas, algo mucho más barato y sano que la heladería industrial.

En definitiva, para ahorrar en verano lo mejor es que seamos previsores y flexibles. Organizando nuestros viajes de vacaciones con antelación y adaptándonos a las exigencias del calor, conseguiremos ahorrar en nuestro consumo de electricidad, agua y alimentación.